Sostenibilidad

En cualquier lugar, a medida que llegan los meses de invierno y nos invaden las bajas temperaturas, mantener cálido el hogar se convierte en nuestra prioridad. En función de la ubicación, algunas casas pueden requerir soluciones de calefacción más eficientes que otras, sin embargo, en todas buscamos encontrar el equilibrio adecuado entre comodidad y ahorro energético.

Afortunadamente, existen numerosos consejos de ahorro de energía para los meses de invierno que la mayoría de los hogares pueden utilizar para mantener a raya el frío y la humedad. 

Si quieres conocer los mejores consejos de ahorro durante el invierno consiguiendo el máximo confort, sigue leyendo.

1. Mantener una temperatura agradable aprovechando las horas de luz solar

Es la fuente de calor más accesible y barata y, aunque en otoño e invierno no sea tan intenso, hay que procurar atraparlo. ¿Cómo? Subiendo las persianas durante las horas de luz y cerrándolas cuando se ponga el sol, así conservaremos el calor acumulado.

 Un truco sencillo que contribuirá a que el calor en el hogar no dependa solo de recursos adicionales como la calefacción.

2. Bajar el termostato a una temperatura óptima

Mantener el termostato a una temperatura más baja durante el invierno es una de las formas más simples de calentar la casa eficientemente. Algunos optan por ponerse capas y ajustar el termostato a la temperatura más baja que se pueda soportar, pero si se busca el punto ideal, entonces hay que apuntar a una temperatura de 20°C durante el día y bajarlo cuando se duerme o se está fuera.

3. Programar la calefacción

Si puedes, programa el uso de tu calefacción según el día y la hora. Al ser automático, puedes estar seguro de que el sistema de calefacción funciona de manera más eficiente sin la preocupación de tener que ajustarlo diariamente.

4. Mantener las fuentes de calor libres de obstáculos

Si tienes un sofá o cualquier objeto o mueble delante de la fuente de calor, te recomendamos que los cambies de ubicación para maximizar la distribución del calor. Incluso los hogares con espacio limitado pueden beneficiarse de mover sus muebles más grandes a unos centímetros de distancia, dejando espacio para un mejor flujo de aire. 

Por supuesto, hay muchas otras maneras de reducir los costes, estos son solo algunos de los que pueden ayudarte.

¡No te pierdas las noticias semanales en nuestro Blog!